CARTAS A MI MUJER SIETE

Hoy, que ya sabía cómo se hacían las cosas, se nubló. Nuevamente me toca un retiro espiritual.
Dejar que las cosas ocurran tal cual tengan que ocurrir, pero yo no tengo que estar en las cosas. Haber aprendido esto, este mes me costó 12.000 euros. Lo que cuesta vale.
Para mí sólo existen Buenos Aires y Madrid.
Tengo que poder quedarme en mis cosas, la casa que conseguí comprar, la familia que pude construir, el trabajo que con suficiente eficacia realizo.
Pagar 12.000 euros para separar lo real de lo simbólico, nunca es mucho dinero.
Amor mío, las bestias, por lo menos frente a mí, han preferido seguir bestias, como todo el mundo, pero como yo ya no soy joven, sino que estaba simulándolo, me lo tendrían que haber puesto más fácil.
Pero la vida es así, amada mía, si todo el mundo está empeñado en que tengo 68 años, y que eso para la vida que hice, el pensamiento que amé y los versos que escribí, es ser muy grande, tendré que tener 68 años y ser muy grande.
Y una persona grande está sentada en algún lugar, en algún tiempo, esperando que alguien quiera saber de qué se trata.
Cuando yo era joven, como todos los jóvenes, de cualquier porquería que me encontraba por la calle, hacía vida.
A mi edad, cuando me encuentro con una porquería no puedo entender que, todavía ocurran esas cosas y la dejo porquería.

Comentarios

  1. Tu blog ha tocado mi alma, realmente me ha gustado, felicitaciones por el buen trabajo.

    http://sietesirenasvasaquererpecar.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y SEIS

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y TRES