CARTAS A MI MUJER TREINTA

3 DE DICIEMBRE, 12:00 H.

Tercera parte

La lluvia torrencial ha espantado a los jóvenes que jugaban al fútbol desafiando la garúa.
Dos enamorados caminan torpemente por la arena mojada y ella en lugar de estar aquí, conmigo, en pelotas, tocando la flauta dulce, para entretenerme mientras escribo, está en la calle, corriendo de un lado para otro, debajo de la lluvia, sonriendo, tratando de vender alguna ilusión, un libro.
La vida me fue deparando infinitas sorpresas. De golpe aunque me molesta la diverti-culitis (divertirme con el culo), me da hambre y pido un lomito de pan árabe y agua para saciar mi sed de venganza.
Sigue lloviendo, eso me da rabia. Toda la historia dependía de que yo, después de 30 años, mojara mi cuerpo en el atlántico sur.
Me doy cuenta que en Mar del Plata, el mar, a lo lejos es verde como en todos los mares.
Ayer estuve “después de tanto tiempo” en el Casino de Mar del Plata. Jugué a todo, ruleta, punto y banca y pase inglés. Gané 300 pesos.
Argentina me produce sensaciones ambivalente. Por momentos parece un país en crecimiento, otras veces me parece un imperio que cae irremediablemente.
Ni siquiera las olas del mar son las olas de mi juventud.
Me doy cuenta, viajaré sin rumbo por el mundo, buscando mi lugar, mi patria y nada encontraré.

Comentarios

  1. ¡Qué lucidez,poeta! ¿Por eso sigue escribiendo?
    ¿Nuestra única patria será entonces ese eterno espacio blanco que espera la palabra siguiente?
    Gracias por su sabiduria y su empeño.
    Besos desde las orillas del Manzanares y la pequeña pantalla de mi ordenador, en ese Viernes de crucifixión (para los cristianos) y de vacaciones para nosotros, espíritus turbulentos..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y SEIS

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y TRES