Cartas a mi mujer cuarenta y cuatro

Se van encadenando soledades.
Trato de explicarte, tal vez, sin conseguirlo, que el amor cuenta poco para llegar a viejos.
Que hubo grandes amantes que murieron antes de conocer el amor y hubo folladores crónicos que nada les importaba y vivieron más de cien años y hubo señoritas vírgenes que cumplieron 120 y mujeres grandotas con más de seis hijos pasaron la barrera de los cien. Hubo vírgenes que murieron violadas antes de los 25 años y madres de familia que después de dar de mamar a 15 hijos, murieron de un cáncer chupador en pleno pecho.
Decidimos, entonces que, una vez instalada la vejez, el amor es, también, un entretenimiento, pero el am0or no sabe cómo llegar a la vejez.

Comentarios

  1. ♦^^Wao! ke ¡bonito! ¡Gracias por proyectarnos, akí, su luz! ¡reGracias! Att. vuestra: Odi^^♣

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Miguel Oscar Menassa. Obra poética casitotal [1961-2011] -IV-

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y SEIS

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y TRES