viernes, 8 de mayo de 2009

Cartas a mi mujer cuarenta

30 DE ENERO DE 1998, MÁLAGA

Hoy he decidido, económicamente hablando, vivir 200 años y un temblor ha recorrido toda mi mirada futura.
Quería comunicarte que ese era mi deseo y esperaba que tú, también, desearas para la poesía lo mejor.
Ahorrar, no era ahorrar, era no gastar en fanfarronerías, en falsos reconocimientos. Yendo a lugares cada vez más caros, nos alejamos de nuestro pasado.
Los fantasmas raquíticos y sin documentos no pueden acceder a lugares cada vez más caros.
Con estas teorías me imagino que un rico puede terminar viviendo en una cloaca, sólo para alejarse de su pasado, de su familia. Qué barbaridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario