Cartas a mi mujer treinta y nueve

29 DE ENERO DE 1998, MÁLAGA

Mientras en el resto de España nieva, aquí está un poco nublado pero detrás de la ventana, escribiendo, mirando el mar y con una manta cubriéndome las piernas, todo parece verano, verano intenso, lujurioso verano. El mar está sereno y pequeñas barcas pescan pequeños peces, pero nada se mueve, todo es quietud en este mar, como en los crueles veranos de la pampa argentina.
Hago de cuenta, haber llegado a algún lugar y, por ahora, dejo de escribir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y SEIS

CARTAS A MI MUJER SESENTA Y TRES