miércoles, 23 de septiembre de 2009

Cartas a mi mujer sesenta y ocho

VIERNES, 17 DICIEMBRE DE 1999

Tercera parte

De cualquier manera, me alegra haber llegado al año 2.000. Lo ambicionaba desde joven, por eso llegué. Una ambición secreta, poderosa, femenina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada